Espacio al amor

Historietas del diario vivir.

Despierta en medio de la oscuridad y se da cuenta que de aquella pesadilla todavía queda mitad de noche. El día habia sido largo, esto de andar de casa en casa sin tener un hogar como el resto, no es de su agrado. Inclusive se vió a sí mismo una vez delante de un carro por echar  a correr y escapar de ese infierno que es el “foster care.”No tiene de otra más que aceptar que nuca ese juguete será completamente suyo, ni ese cuarto y ni soñar con la decoracion de sus sueños. Tampoco pedía mucho, un beso de buenas noches de esa mujer que lo llevo nueve largos meses dentro de ella. Esa, que sin razón un día lo dejó tirado en una esquina y jamás regresó por él.

Broncas, llanto a solas, miedo a la oscuridad, ataques de pánico. Todo lo cambiaría por una cama de él, en ese hogar adonde pertenece y que nunca conoció. No ve más allá de eso que el llama cuarto pero que comparte con al menos tres o cuatro más. Otros que al igual que él no tienen adonde ir, ni recuerdos para seguir adelante porque han bloqueado esos capítulos violentos a los que nosotros llamamos vida y ellos llaman infierno. 

Anuncios

3 comentarios sobre “Historietas del diario vivir.

    1. Los que nadie escucha, los que a nadie les importa. Esos, que luego crecen y les etiquetan de delincuentes sin tomarse un minuto a escucharlos y ayudarlos a enderezar su camino. Ese camino que torció el “sistema”.

      Un abrazo Rubén.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s